The Counselor

7 Mar

the-counselor-review-5

The Counselor es un guión-novela de Cormac McCarthy. La parte buena se llama Cormac McCarthy. La mala, guión-novela. Hay veces que el trabajo de McCarthy, en pantalla, simplemente no funciona. Porque no llega, o porque se extiende demasiado. Porque chirría, porque se desborda. Hay pasajes de peso, realmente sustanciosos, que no tienen ritmo, que tropiezan. Da la impresión de que no caben, de que la imágenes se les quedan cortas. Otros se quedan descolgados, son anécdota.

El resultado de todo esto es un espejo roto, un reflejo fragmentado. El estudio de la inevitable, que a fin de cuentas es la cinta, se resiente sin remedio de este encuentro entra palabra y formato, pero a la vez también es lo que la rescata, lo que la hace un poquito especial. Sin McCarthy detrás, no imagino a Ridley Scott dirigiendo a estas alturas una catarsis tan estilizada, tan fría, envuelta en un ecosistema sexual tan vivo y tan presente.

Viral

Anuncios

Big Bad Wolves

5 Mar

big-bad-wolves-1-e1382194073754

Será por lo bien que hablaba de ella Tarantino. Será porque se fue del último festival de Sitges con el premio a mejor director junto con el de mejor banda sonora. Será por este cartel tan chulo. O por este. O por este otro. Puede que incluso tenga algo que ver que sea una cinta israelí ,y de simple que soy, la asociara con Waltz with Bashir… Será por algo de esto, o quizás por todo a la vez, pero sus primeros 15 minutos chocaron de tal forma con mis expectativas que estuve a punto de hacer algo que no hago nunca: quitarla.

15 minutos de desconcierto. No había placer estético ni conexión. No le cogía el tono. Donde intuía comedia no veía la gracia. Donde había tensión, o drama, todo me parecía forzado, brusco, cutre. Y sin embargo aguanté, como aguanté con The act of killing, y tuve la impresión de que la cinta poco a poco remontaba. O quizás fui yo, que por puro instinto de supervivencia terminé por acostumbrarme a su juego. Ahora me atrevo incluso a decir que contiene alguna que otra escena brillante, por hilarante, por fina o por valiente. De todo hay, e intuyo que será suficiente para que algunos la recomienden con la boca llena.

Yo no.

Trailer

Book chon bang hyang (The Day He Arrives)

9 Feb

MDF-DayArrivesHD.mkv_snapshot_00.22.10_[2012.01.05_10.52.36]

Tengo la impresión de que con Nobody’s Daughter Haewon abrí la primera página de una recopilación de cuentos, más que de una novela. Es cierto que apenas he dado los primeros pasos en el peregrinaje por la obra de Hong Sang-soo, pero la sensación que tengo tiene ya ese aroma. Y huele a cigarrillos, a librito en la mano y copa a deshoras.

Tal vez podría decirse que es algo extraño haber empezado por uno de los últimos cuentos del coreano, pero es que el tiempo de Hong Sang-soo es así, un poco desordenado. Al final con él no se vive más que un mismo día, pero de forma un tanto diferente. Cambian las palabras, los encuentros y las preguntas impertinentes, pero siempre tenemos algo de cada.

The day he arrives, con su blanco y negro bien contrastado, es una parada en este deambular especialmente agradable de ver. Seúl, que empieza a resultarme de alguna manera familiar, casi duele de lo bonito que aparece. La nieve, el baho, las calles apartadas… Un escenario precioso donde te vas a quedar tres o cuatro días, aún no lo sabes. Un escenario donde dejar que el azar haga sus cosas, y ya veremos qué pasa.

Trailer

The Assassination of Jesse James by The Coward Robert Ford

6 Feb

the-assassination-of-jesse-james-by-the-coward-robert-ford-2007

Qué bien le sienta al western lo metáfisico, lo trascendente. Los viajes eternos en silencio, la soledad, la introspección. El vaivén de las monturas marcando el paso del tiempo, lento, cansado. Los paisajes yermos, abiertos e infinitos. La muerte siempre cerca, siempre acechando, acotando la existencia, dándole sentido… Malick nunca ha rodado un western, pero a esta revisión del mito le han pasado un filtro con su nombre. De luz y trascedencia. Y el hombre, como el de su cine, es el hombre de Pascal, un trasunto entro lo que se pudre y lo eterno. Una contingencia extraña. Materia orgánica que piensa a Dios. Piel y huesos que intuyen lo místico en un campo de trigo que se mece por el viento, en una línea de montañas bañadas por el sol de la tarde… Una figura pequeña recortada a contraluz en medio de un horizonte basto. Un hombre que se arrodilla en una capa de hielo que se quiebra dulcemente.

The Assassination of Jesse James by The Coward Robert Ford
es todo esto, y es ambición, tristeza, frustración. Es querer y no poder. Una honda sensación de vacío, de insatisfacción, de sed. Es Warren Ellis y Nick Cave contagiando cada imagen de una emoción mágica, de una épica melancólica, de leyenda ajada por el tiempo. Es una banda sonora de esas que sobrevive a las imágenes, pero que se queda pegada a ellas, entrelazadas, como si fueran una. No puedes escucharla sin saborear la penumbra. No puedes ver la cinta sin que sus notas quemen un poco tu corazón. Song for Jesse, pero sobre todo Song for Bob. Una obsesión personal desde que vi la cinta. Como la escena del robo al tren, un obra de orfebrería visual bellísima. O como la actuación de Rockwell, o la de Pitt, o la de Affleck…

La de Affleck es sobrecogedora.

Trailer

La Herida

3 Feb

laherida

Una soledad honda, rica en matices, narrada con madurez. No hay sentencias ni juicios rápidos. Es un día a día roto, dañado, que nos empapa y leemos más tarde. Un invierno que nos come por dentro. Frío, seco y duro. Un pedazo de vida, como los créditos de la cinta, fugaz, sin música ni alardes. Viene como se va. Sin ruidos ni aspavientos.

Trailer

Steak

30 Ene

steak3

Quentin Dupieux, Sebastien Tellier, Vincent Belorgey (Kavinsky), Sébastien Akchoté… En Francia existe una familia formada por unos miembros más bien peculiares. Fetichistas obsesivos, se reúnen alrededor de la mesa de mezclas con sus beisboleras y pelo rock’n’roll star de los 60. Siempre impecables. Siempre dando la impresión de estar aguantando la risa. Les gusta hacer dobles sesiones de Grease I & II, juegan al Out run, beben leche en tarritos de cristal… Se pasan horas con juegos de mesa que no tienen ningún sentido y pinchan bandas sonoras de los 80: los pelos de punta cuando suena Giorgio Moroder.

Steak bien podría ser tomada como la foto de la familia. Colgada en la pared, perfectamente enmarcada, pero anácronica, absurdamente divertida, casi fuera de lugar. Una que por algún motivo no puedes dejar de mirar.

Cara por cara. Detalle por detalle.

Le Jeu

Shinjuku

19 Ene

Adam Magyar, Stainless – Shinjuku from Adam Magyar on Vimeo.