Archivo | octubre, 2013

La vie d’Adèle – Chapitre 1 & 2 (Blue Is the Warmest Colour)

28 Oct

Blue Is the Warmest Colour 05

Pocas veces el placer estético ha resultado tan natural, tan cercano. Abdel Kechiche nos agarra por el cuello y nos obliga a mirar a sus personajes a los ojos. Frente a frente, sin miedo. En un acto casi de violencia nos introduce en sus vidas. Lo vemos todo. Lo escuchamos todo. Cada suspiro, cada bocado con la boca abierta, cada golpe de deseo.

La vie d’Adèle es una experiencia sensual, y la cámara apenas respira. Apenas se aleja. No podemos perdernos nada, y nada debe invadir el rostro, tan presente y que tanto nos demanda. Lo que pase alrededor nos va a importar muy poco. A Kechiche solo le interesa lo que cabe en nuestro espacio vital, que no parece mucho y sin embargo es inabarcable.

Adèle Exarchopoulos se hace con la pantalla poco a poco. Léa Seydoux la conquista nada más entrar. Su oposición es maravillosa y sutil, pero palpable continuamente. El director tunecino no pierde ninguna oportunidad de mostrarla en cada detalle, y con cada detalle ellas crecen, son más reales. Han dejado una de esas parejas del cine que quedan para siempre.

Tal vez La vie d’Adèle no es una cinta perfecta. Quizás le sobre un poco de su extenso metraje. Puede, no lo sé. Pero es una película impresionante.

No me la saco de la cabeza.

Trailer (Con música de Beach House, además)

Gravity

22 Oct

cronica-donosti-2013-gravity-cuaron-y-los-argonautas

Gravity en casa no es Gravity. La cinta de Cuarón es cine para el cine, una experiencia pensada para un espacio oscuro, compartido y mágico. Y en 3D. Una cosa que a mí me sigue sonando mal, cutre. Pienso en el 3D, y veo esos pequeños conos crujientes y aceitosos, gafas chillonas, películas flojísimas… Pero Cuarón, vete a saber cómo, ha convertido todo eso en un órgano más de su película. Uno vital. Tanto es así que me temo que, si se lo arrancas, muere.

O se nos pone enferma, no seamos tremendistas. Porque Gravity es sencilla, pero no está hueca. Tiene de sobra para llevarte a lomos y emocionarte. Sandra Bullock, como el 3D, está mejor que nunca, y hay planos que son para sacar el móvil y hacerles una foto, aunque luego ya sabemos que quedan fatal.

Me imagino que habrá a quién le moleste que la película esté funcionando tan bien a todos los niveles (bueno, no me lo imagino, lo sé). Pues lo siento, se lo merece.

Trailer

Enemy

19 Oct

enemy-teaser-trailer-09202013-145307

Un día más en una ciudad pálida, amarilla, decolorada. Vidas en bucle que apenas se rozan. Ansiedad. Tristeza. Personajes que van perdiendo su identidad, que se difuminan en un escenario marchito como sombras de luces tenues.

Enemy es una experiencia de alienación. Su simbolismo es complejo, difícil de asir por completo. Pero no es gratuita. No esquiva la razón. Villeneuve cierra animándote a reflexionar, a recoger las migas. Y no es una invitación-trampa. Hay premio.

El reparto, por cierto, maravilloso (apuntamos Sarah Gadon, a la que ya vimos en Cosmopolis), pero la película es de Gyllenhaal. Sin muchas dudas, mi actuación favorita de lo que va de año.

(Algo parecido a un)Trailer

The Battery

18 Oct

20131018-122303.jpg

The Battery es la respuesta de un tipo tranquilo a Guerra Mundial Z. Jeremy Gardner no tiene prisa, no va a ninguna parte. Así que puedes relajarte y disfrutar del viaje. Tómate tu tiempo para cepillarte los dientes, practica esa bola curva que no te sale o batea entre campos de manzanas que ya no recoge nadie.

Y mientras, sobrevive.

Pero recuerda, esta batalla se pelea con una botella de whiskey en la mano, bailando en soledad. Se lucha apurando las pilas del disc-man, oliendo la ropa de una amante que ya no está… Es una guerra con una nueva cotidianidad, sin explosiones, sin carreras interminables. Aquí los zombies no son masas adrenalíticas que forman cortinas tras las que no hay nada.

The Battery es una guerra diferente. Un instant cult. Lo sabes antes de verla. Lo tienes claro después.

Trailer

Mapa

15 Oct

433286061_640

Mapa es el viaje que no aparece en facebook, el que no se trocea y se adorna en twitter. Mapa son las sensaciones que nos callamos, las dudas, los motivos a media luz. Siminiani tiene un foco muy potente, y no deja de moverlo. De fuera adentro. De dentro afuera… Le obsesiona iluminar esa zona en penumbra que a menudo se queda ahí, detrás, funcionando con el piloto automático. Le obsesiona el control.

Pocas veces hemos visto un ejercicio de instropección así, volcado, expuesto. Es su vida, y pasa que se vuelve un poco la nuestra, tan cercana, y tan real. Un ir detrás del sentido, de la significatividad. Una huída del vacío, la contingencia o lo aleatorio.

Formalmente, a pesar de la complejidad que esconde la obra, deja la sensación de ser un trabajo limpio, sencillo, nada recargado. A veces podría haber sido más, pero probablemente no mejor.

Una rareza muy especial.

Trailer